BENEFICIOS DE LA FORMACIÓN PARA LAS EMPRESAS.

Cada vez hay mayor conciencia en las empresas acerca de los beneficios que obtienen éstas con la formación que ofrecen a sus trabajadores. Entre todas las formaciones que se pueden ofrecer, una de las más importantes es la formación programada bonificada.

 

¿En qué consiste esta formación programada?

Por todos es sabido que un porcentaje de la cotización a la Seguridad Social de los trabajadores, se destina al fondo de formación continua. Con este fondo se pueden financiar cursos de formación para que los realicen los trabajadores por cuenta ajena.

La formación programada bien gestionada, aporta grandes beneficios tanto a las empresas como a los trabajadores, entre ellos podemos destacar  los siguientes:

  • Bonificación directa del importe para formación en las cuotas de la seguridad social.
  • Hacer que la empresa sea más competitiva y se  adapte mejor a los cambios del mercado y su entorno puesto que aumenta el valor cualitativo de las personas que trabajan en ella.
  • Una mayor motivación para los trabajadores, ya que se sienten más valorados y respaldados por un mayor crecimiento profesional y personal, al adquirir nuevos conocimientos, capacidades y habilidades para su desempeño profesional. .
  • Aumentar la satisfacción y fidelización de los clientes, ya que se  gestionan con mayor rapidez y eficacia las áreas de la empresa que puedan estar desfasadas, o que necesiten de un refuerzo añadido.
  • Posibilidad de generar nuevas metas organizacionales. El ahorro de tiempo que supone una mayor eficacia en la ejecución de tareas y su consecuente beneficio económico, permite a la empresa crecer a mayor velocidad, pudiendo plantear nuevas metas como la ampliación  de productos y servicios.

Son muchas las ventajas que aporta una formación programada de calidad dentro de la empresa.

No obstante, los empresarios deben concienciarse de la importancia que supone esta formación programada para sus trabajadores porque es una gran inversión a corto y medio plazo para su empresa, y no supone un coste para la misma al poder bonificarla. Los trabajadores deben entender la formación como una oportunidad de mejora para su desempeño, aunque puedan tener algunas resistencias a estudiar o hacer actividades fuera del trabajo, ya sea por la dificultad de horarios, por la conciliación de la vida laboral y familiar, o algún otro tema personal.

Con todo esto, es importante que empresas y trabajadores tengan en cuenta todos estos beneficios empresariales, profesionales y personales para que vean en la formación programada una fórmula para crecer y mejorar en un ambiente competitivo y de cambio constante.

Desde Serviforma ayudamos a las empresas a organizar formaciones de calidad que contribuyan a mejorar las competencias de sus empleados para que así puedan  realizar mejor su trabajo y colaborar en el crecimiento óptimo que merecen.